Te juro que no es un balance del año

Jevis,

Siempre me cayeron mal los balances de año que solemos leer en redes sociales desde hace unos cuantos años. No sé si están bien o mal, pero siento que son excusas para fanfarronear o buscar palabras de aliento sin pedirlas explícitamente. Tiene sentido, ¿quién se animaría a publicar, «me siento como el orto, ¿me dicen que no soy tan imbécil por no haber hecho todo lo que quería lograr?»?.

Por eso es que rara vez escribí algo para fin de año, pero este 2020 fue demasiado diferente y luego de pensarlo un largo rato, creo que la situación amerita unas líneas de… ¿agradecimiento? ¿reflexión? ¿mea culpa? Un poco de todo, calculo.

Siendo 100% sincero, no sé muy bien qué pensar -en cuanto a Jedbangers- de este año que termina.

Por un lado, siento que tendría que estar en el Obelisco dando la vuelta olímpica: en medio de una pandemia pudimos editar dos libros,  llevar adelante un sitio que funciona en base a membresías, grabar un centenar de podcasts, sobrevivir y no morir en el intento.  

Por el otro, tuvimos que interrumpir la publicación de la revista, que es la base del universo Jedbangers desde 2002. Al mismo tiempo, y para ser justos, haber publicado El Libro de 2020 tendría que haberse sentido como un alivio, porque el contenido de ese libro es lo mismo que hubiéramos incluido en, al menos, 4 revistas (son 192 páginas sin publicidad ni nada extra contenido puro). Pero la realidad es que mucha gente no lo entendió así. No sé si es porque el formato es «libro» en vez de «revista», si es porque no tienen el dinero (es entendible), si es porque tienen la cabeza en otros asuntos (tiene sentido) o porque hacer una compra online los desmotiva (ahí sí: estamos en 202o, ya podríamos ir superando eso, no?).

Mi idea era que para fin de año tuviéramos definido qué hacer en 2021. Pero hoy, 31 de diciembre, lamento decir que no sé qué haremos, aunque espero resolverlo pronto. Sí, ya sé que 2020 nos enseñó que hacer planes está totalmente sobrevalorado, pero un proyecto como este -una revista de Heavy Metal que se publica en Argentina- necesita tener en claro los próximos pasos, porque si esperamos soluciones mágicas o que el viento sople a favor, estamos perdidos. La prioridad es puedas leer Jedbangers en formato físico. Hay que resolver cómo, cuándo y cada cuánto.

Así que, mientras decidimos los próximos movimientos (sin certezas de como resultarán, por supuesto), es el momento de agradecer:

a) A mis amigos y compañeros que suman para que esto continúe. Se los agradezco siempre, pero hacerlo público es una forma de decir que lo que ves y escuchás de Jedbangers es el producto de una suma de esfuerzos y compromiso de parte de gente capaz y entusiasta. De otra manera sería inviable todo esto.  Está clarísimo que el que está en Jedbangers es porque le gusta hacerlo, pero me resulta imposible no agradecer la dedicación y el empeño, sobre todo en este contexto de pandemia / cuarentena / distanciamiento, donde la vida sigue y hay familias, parejas, hijos, trabajos, problemas y demás cuestiones de por medio. Maxi, Matías, Nico, Tito, los Juanes (El maníaco y Valverde), Exequiel, Fedele, Carlos, Emi, Fer, Ian, Hernán(do), Sihuen, Tincho Darksoul, Trefny y Mariana: GRACIAS. Párrafo aparte para Matías Conde, porque más allá de su aporte periodístico, sin él directamente el Club Jedbangers no existiría (o sería algo bastante más croto y cuando digo bastante, es BASTANTE).
b) A quienes compraron libros, revistas o algo en nuestra tienda online. Por más comerciante que parezca esto, no hace falta decir que vivimos en un sistema donde el apoyo monetario es crucial.
c) A quienes tienen su membresía en el Club Jedbangers. Lo digo siempre: que alguien se decida a pagar por contenido en internet sigue siendo una rareza y ustedes son los que nos ayudan a mantenernos de pie, hoy más que nunca. Por eso nuestro compromiso es total y apuntamos a dar el mejor contenido posible a cambio.
d) A quienes se toman un momento para mandar un mail o mensaje privado con palabras de aliento o críticas constructivas. Lo mismo para quienes dejan comentarios en las notas, quienes mandaron audios para los podcasts (ya volverán) y quienes mandaron recomendaciones (también volverán).

Sí, 2020 fue un año complicadísimo y seguramente 2021 no tenga demasiada piedad. Pero acá estamos, sin vender humo, sin discursos motivacionales, sin buscar polémicas, simplemente junto a la música que nos apasiona, tal como lo hacemos desde 1998.

Gracias!

Hugo García
Escuchando: «Buried Alive» de Sentenced

    Comments

    comments