Kotipelto sobre la relación entre Stratovarius y Argentina

Habla de los fans, el caos en Sudamérica y... ¡Cemento!

Por Nicolás Cabrera

Cuando hablamos de relaciones especiales entre bandas y fans argentinos, tendemos a pensar en Megadeth y Ramones. Está claro que Stratovarius nunca tuvo ese nivel de convocatoria, pero la banda finesa debutó en territorio nacional en 1997 y desde ese momento dio quince (15!) shows en la Argentina.

Este 20 de noviembre Stratovarius suma una visita, porque vuelven a tocar en Buenos Aires, en el marco de una gira latina que los tendrá dando 5 shows. El evento en Argentina se llevará a cabo en el Teatro Flores y será el comienzo del tour por el cono sur.

Días antes de la inminente llegada, Jedbangers habló con el vocalista Timo Kotipelto y esto fue parte del diálogo.

Stratovarius vino muchas veces a Sudamérica. ¿Qué tiene de especial tocar en Argentina?

Timo: Antes que nada… Seguramente suene a que les estoy sobando el lomo, pero soy malo sobando lomos (risas), pero los fans en Argentina son fantásticos, y no hay nada más que agregar a eso. El año pasado editamos un disco especial (n: el compilado “Enigma: Intermission 2”), y para serte honesto no estábamos pensando en volver este año a Latinoamérica, pero nuestra agencia de booking nos empezó a decir “Ey, hay mucha gente que los pide desde Latinoamérica, deberían considerar hacer un tour”. Les respondimos que no teníamos ningún disco nuevo para presentar, y ellos dijeron, “Está bien, la gente simplemente quiere verlos, hay mucho interés”. Nos sorprendió que, de repente, la gente tuviese tantas ganas de vernos. Claro, hace algunos años que no vamos para allá, pero igual nos sorprendió. Entonces dijimos “OK, se supone que ahora tendríamos que componer para el disco nuevo, pero bueno, hagamos el tour y componemos el resto de las canciones cuando volvemos”. Siempre es genial volver, eso es todo lo que te puedo decir.

Ustedes empezaron a tocar en nuestro país en los ‘90s, cuando todavía no venían tantas bandas internacionales del estilo, así que ahí también hay como una relación especial con Argentina.

Timo: ¡Sí, eso es verdad! Tocamos en muchos lugares durante todos estos años, algunos ya no existen. La primera vez que fuimos no sabíamos qué esperar, y de repente fue como “Oh, mierda, conocen nuestras canciones”, y luego “¡Oh mierda, son ruidosos! ¡¿Qué está pasando acá?!”. Me acuerdo que a fines de los ‘90s, una de las veces que tocamos, fue en un lugar que creo que se llama Cemento (n: fue en el año 2000). Estaba llenísimo de gente. En algún momento, probablemente durante algún solo de batería, me fui al backstage a buscar mi cámara. Y cuando volví no pude filmar nada por la humedad que había. Estábamos sudando como perros, la humedad se fue para el techo y parecía que llovía. Pensé, “OK, no tenemos esto en Finlandia” (risas). Todo era muy diferente.

Totalmente, los que fuimos a Cemento recordamos sus paredes mojadas. Unos años después tocaste en República Cromañón con tu banda solista. ¿Te enteraste que exactamente un mes después de tu show el lugar se quemó y murió mucha gente?

Timo: Sí, me enteré de eso. Me dejó en shock. Por supuesto que todavía recuerdo esa tragedia tan triste.

Cómo decías, “Eternal” es lo último de estudio que editaron, entonces ¿cómo preparan un setlist que siga siendo interesante?

Timo: Vamos a tocar algunas canciones que de hecho nunca tocamos antes. Probablemente alguna canción que nunca tocamos con esta formación, y alguna otra que nunca tocamos en Buenos Aires. Pero por supuesto que tenemos que tocar clásicos de Stratovarius, o si no… (risas). Una vez, creo que en Finlandia, probamos algo. Uno de los chicos de la banda dijo “Venimos tocando “Black Diamond” durante muchos años, hoy no la toquemos”. Le respondí “Mirá, la gente se va a enojar”, y me dijo “No, no. No les va a importar”. Así que no la tocamos, y la gente empezó a gritar “¡Black Diamond, Black Diamond!”. “¿Ves? Te lo dije” (risas). Así que tenemos que tocar algunos clásicos, pero nos encanta tocarlos, amo esas canciones. Afortunadamente tenemos algunos hits nuevos, como “Unbreakable”. La estuvimos tocando y a la gente le encanta. Así que no es que nuestros hits son del siglo XVII o XVIII, hay canciones nuevas, es una combinación.

Sabrás que hay algunas situaciones sociales complicadas en estos momentos en Sudamérica. ¿En la banda analizan este tipo de cosas antes de armar un tour por esas zonas?

Timo: Por supuesto que estuvimos siguiendo lo que está pasando en Chile últimamente. Algunos amigos cercanos de Matias (Kupiainen, guitarrista) son de Chile. Esperamos que todo termine bien. Las situaciones cambian, ya sabés, pero ¿qué podemos hacer? Por supuesto, los músicos podemos dar nuestro mensaje. Creo que es importante que en tiempos difíciles la música puede ayudar a la gente. Una de las cosas más importantes que hacemos es ayudar a la gente a que mantenga su energía, darles poder para que sigan adelante.


  • Para leer más contenidos, sumate al Club Jedbangers. Además hacemos sorteos y te damos descuentos en nuestra tienda online.

    Comments

    comments