La H No Murio en Obras

22 de diciembre de 2018 en CABA

Reseña por Juan Valverde

Apenas pasadas las 21hs todavía había gente entrando al estadio ubicado en Avenida del Libertador y aquellos que llegaban con lo justo ocupaban los pocos asientos vacíos que quedaban en las tres plateas del mítico recinto. Uno hubiera creído que muchos dejarían pasar la oportunidad teniendo en cuenta las tres presentaciones de septiembre en el Teatro Flores (sin contar las de 2017), siendo fin de año y con campos a casi mil pesos. Nada podría haber estado más lejos de lo acontecido.

Lo cierto es que en la noche del sábado 22 de diciembre, cuando quince minutos después de lo estipulado sonó el punteo inicial de “Robó un Auto”, ya no se veía una butaca vacía y a lo ancho y largo del campo no cabía un alfiler. Así, los músicos de Malón -bajo el nombre La H No Murió- pondrían punto final al homenaje a «Acido Argentino» de Hermética.

Arriba del largo escenario, la interacción con el público fue casi nula y la presentación del grupo dejó lugar a un incesante desfile de clásicos más algunas sorpresas marcadas a fuego en el ADN de la música pesada de nuestro país. Bajo una puesta en escena de primera categoría con cortinas de humo y una extensa parrilla de luces, una imponente hache centrada en la única pantalla del escenario alteró su diseño mecanizándose en “Del Camionero”, mostrando diseños ancestrales en “La Revancha de América”, códigos informáticos en “Predicción” e hirviendo en llamas durante “Cráneo Candente”. Para quienes no estuvieron en las citas anteriores, las sorpresas fueron la celebradísima “Desde El Oeste” junto con “Traición” y la apagada reacción ante un clásico desempolvado como “Desterrando a los Oscurantistas”, salida del disco debut.

Los encargados de hacer sonar dichos himnos también dieron en el clavo con la pesadez de “Cuando duerme la Ciudad”, la adrenalina de “Atravesando todo Límite”, la euforia masificada en una acelerada “Vientos de Poder” y la comunión absoluta durante “Soy de la Esquina”. Flanqueados por un Claudio O´Connor omnipresente que recorrió cada extremo del escenario, las figuras del Tano Romano y Carlos Kuadrado se agigantaron en cada solo y sobre cada tarima a la que subieron mientras que los cuatro (sí, cuatro) bombos del Pato Strunz dejaban una vulgar demostración de poder en el sentido más metálico posible.

Antes de que la banda saliera al escenario, la voz del Ruso Verea anunciaba: “Para los que llegaron después, para los que no pudieron vivirlo en los años 90 y para los que ya no están ¡Esto es Ácido Argentino!”. La imagen final del estadio Obras de pie celebrando “Tu Eres su Seguridad” reunió a todos aquellos que habían sido invocados por los parlantes dos horas antes y puso el cierre final a la última oportunidad (al menos en la Capital Federal) de vivir semejante repaso del disco más festejado de una banda que con el correr de los años solo está más vigente.

En las remeras gastadas, en las rutas interminables, en las calles apagadas, en las paredes pintadas y en el inconsciente colectivo, la H no murió.

  • ¿Dónde comprar la Jedbangers #125?
  • Con ENVÍO GRATIS a todo Argentina: ACÁ
  • Kioskos de CABA y GBA
  • Volumen 4 (Lavalle 669)
  • Xennon (La Plata)
  • Xennon (Quilmes)
  • ROSARIO – Utopía – Maipú 778, local 8
  • ROSARIO – BloodVomit – Sarmiento 846 – Local 31
  • MAR DEL PLATA Disquería Compacto
  • CÓRDOBA – Disquería Pesadilla
  • BAHIA BLANCA – Cienfuegos
  • SANTA FE – Trash
  • COMODORO RIVADAVIA – Unification (facebook)
  • SAN MIGUEL DE TUCUMAN – Revancha – Crisóstomo Alvarez 464

    Comments

    comments