Tobias Forge de Ghost da la cara por primera vez en un reportaje

¡Quién te ha visto y quién te ve!

Las cosas cambiaron para Tobias Forge.

Cambiaron muuuucho.

De hacer Death Metal con Repugnant y tocar en sucuchos a ser la estrella que llena estadios para 15.000 personas, el líder de Ghost vio como su vida se convirtió en algo que ni él imaginaba.

También cambió su forma de manejarse como frontman de Ghost. Bueno, en realidad tuvo que cambiar a la fuerza.

Al comienzo, Tobías se mantenía en el anonimato, daba pocas notas y las pocas notas que daba las hacía con un distorsionador en la voz.

Luego bajó un poco la guardia y daba las notas con su voz. Nosotros hablamos con él, por teléfono, y no reconocía su identidad. Al poco tiempo lo entrevistamos de nuevo, en persona, pero vestido como un Nameless Ghoul, nunca como Papa Emeritus, su personaje. Siempre que podía, trataba de despistar.

Luego bajó un poco más la guardia, y si la entrevista era para un medio que no filmaba la nota, hablaba sin el disfraz. Así fue que hablamos con él en Colegiales a cara lavada.

El tiempo pasó, Ghost creció más y más hasta que… llegó un juicio. Sus ex compañeros le reclaman unos billetes y cuando el caso llegó a la corte, salió a la luz que Papa Emeritus era Tobias Forge. Y ahí no le quedó otra que hacerse cargo. Editó Prequelle y la popularidad del grupo siguió en ascenso, es verdad. Pero la mística se perdió un poco, el juicio lo dejó expuesto.

Así llegamos a la primera entrevista en donde Tobías sale con su cara y sin máscara de por medio. Bueno, algo por el estilo, digamos.

Resulta que Forge habló con I Heart Radio, una emisora radial yanki, en lo que es su primera entrevista a cara lavada, si es que dejamos de lado

a) el bigotito (¿es posta?)
b) el gorro que le robó al cantante de Jamiroquai
c) Los guantes de Susana Gimenez
d) los lentes negros que le tapan la mitad de la cara.

Hablando en serio, se nota que el tipo no quería salir en jean y remera dando el reportaje y, de alguna forma, quiso mantener algo de misterio.

La entrevista, en sí, es medio pelo. Las preguntas no tienen mucho sentido y Tobías luce un tanto perdido. Igual, rema como loco.

Si sos un/a fan total, adelantá directo al Minuto 34 (aprox), cuando menciona a Argentina como uno de los mejores lugares para tocar… en cuanto a la respuesta del público, claro (junto a Polonia, Brasil y Chile).

Comments

comments