IMPURITY EN BS AS

Soportes: Psicosis, Horda Profana, Spiritual Desecration, Dark Venom, Black Vul Destruktor

Soportes: Psicosis, Horda Profana, Spiritual Desecration, Dark Venom, Black Vul Destruktor

Por Matías Gallardo.
Fotos: Martín Darksoul

El Metal extremo sudamericano siempre estuvo lleno de recovecos a los que históricamente fue difícil acceder. Al contrario de lo que sucede con bandas europeas o estadounidenses que son rescatadas del olvido por relanzamientos o promocionadas giras conmemorativas, lo que uno encuentra cuando se zambulle en lo profundo del under latino de los ‘80s suele ser un puñado de historias bastante fantásticas, divertidas, y muchas veces difíciles de comprobar.

Los brasileños Impurity salen directamente de ese mundo nebuloso, ya que desde que aparecieron en Belo Horizonte hace 28 años nunca lograron la trascendencia de sus dos vecinos más famosos: Sarcófago y Sepultura. El del cuarteto es un caso más parecido al de otro mito carioca como Mystifier, un grupo que tuvimos en Buenos Aires en mayo pasado y que solo ahora –e internet mediante– está teniendo su merecida reparación histórica.

Por todos estos motivos la presentación del 18/11 en Pana Rock era, cuanto menos, una curiosidad y una chance de ver sobre las tablas a un pedazo de la historia que nunca nos contaron de la escena más grande del continente. Sin embargo, antes esperaba un compendio de cinco sólidos soportes locales que amenizaron la espera del plato fuerte. Primero le tocó el turno a Psicosis, un interesante cuarteto femenino de Death Metal del sur de Buenos Aires. Una vez terminado su set, Horda Profana subió al escenario para llevar todo hacia un lugar mucho más oscuro y brutal y dejar en claro que la gimnasia de los shows en vivo los aceita cada vez más. Formado por miembros de Artes Negras y Morbosus, lo del cuarteto es, para quien tenga la posibilidad de cruzarlos, una experiencia altamente disfrutable.

Por otro lado, el trío neuquino Spiritual Desecration dejó una más que agradable impresión con su Black/Death atronador que suena como si Sodom hubiera seguido profundizando el sonido del seminal “In the Sign of Evil”, mientras que el dúo santiagueño Dark Venom demostró que incluso con una configuración así se puede sonar bien extremo. Pasada la madrugada y justo antes de la salida de Impurity, Black Vul Destruktor demostró por qué es uno de los grupos con mejor proyección la escena extrema local. Su Black/Death capaz de alcanzar niveles agobiantes pero a su vez adictivos no hace más que afilarse con cada presentación, lo cual es un gran síntoma por lo que pueda llegar a venir en el futuro.

Finalmente, las aproximadamente 100 personas que se acercaron al local de Flores sintieron en carne propia el desenfreno de los liderados por el vocalista Ram Priest (único original) ni bien Impurity salió a las tablas. Caracterizado como un sacerdote del infierno, Priest escupió cada una de las blasfemias del set de los brasileños, que incluyó entre otros, tracks como “The Excommunication”, “Canonical Destruction” y los clásicos “All in the Name of Satan” y “Sabbat”. Con un sonido por momentos caótico pero con una respuesta entusiasta por parte del público, Impurity cerró de esa forma la mini gira por nuestro país que horas antes los había tenido tocando en la ciudad de Rosario y que demuestra que en el país existe un minúsculo germen extremo que tiene el potencial de convertirse en una sólida alternativa a lo que estamos acostumbrados a ver en vivo.

Galería de fotos:

     

Comments

comments